News

Exitoso despegue de uno de los aviones de carga más grandes del mundo, fletado por la empresa Heppner de Mulhouse

Cryostar, especialista en equipos industriales criogénicos, solicitó a Heppner una misión excepcional: enviar, en un avión de carga, los equipos destinados a un astillero en Corea del Sur, siendo la carga de 30 lotes por un total de 90 toneladas (incluidas dos máquinas de 7 m de largo y 20 toneladas cada uno), todo en una distancia de más de 900 km.

La sede en el extranjero de Heppner de Mulhouse inició y dirigió este proyecto de principio a fin, para garantizar la excelencia operativa en todas las etapas de este extraordinario transporte. El equipo de Heppner realizó los estudios de factibilidad, coste y selección de los subcontratistas más calificados, pero también completó los trámites administrativos y coordinó las etapas de carga desde el retiro hasta el despegue.

Esta operación ilustra a la perfección la experiencia que Heppner pone al servicio de sus clientes. De hecho, con una gran red internacional y una amplia gama de experiencias, Heppner diseña cada una de sus soluciones a medida para satisfacer mejor las demandas de sus clientes. Como verdadero socio, Heppner acompaña a cada uno de sus clientes, garantizando la excelencia operativa y la capacidad de respuesta.

«Queremos agradecer a Cryostar esta nueva prueba de confianza. Una vez más, Heppner demuestra su capacidad de adaptación para satisfacer las demandas más específicas y complejas. Es también un gran logro y motivo de orgullo para nuestra sede en Mulhouse», afirma Alexandre Tritschler, Director Regional del Este de Heppner.